Concientización sobre el uso de los antibióticos

by | Nov 10, 2020 | BLOG | 0 comments

Desde su descubrimiento, los antibióticos han servido como la piedra angular de la medicina moderna. Sin embargo, el persistente abuso y mal uso de ellos en la salud humana y animal han favorecido la aparición y propagación de la resistencia antimicrobiana, la cual ocurre cuando los microbios, como las bacterias, se vuelven resistentes a los medicamentos utilizados para tratarlas.

Esta semana tiene como objetivo divulgar a la población el peligro que conlleva tomar antibióticos si estos no han sido recetados por un profesional de salud, además de aumentar la conciencia mundial de la resistencia a los antibióticos y estimular las mejores prácticas entre el público en general, los trabajadores de la salud y los responsables de la formulación de políticas para evitar la aparición y propagación de resistencia a los antibióticos.

Mediante el uso responsable no solo se obtendrán tratamientos más eficaces, sino que también se contribuirá a reducir la amenaza de la resistencia a los antimicrobianos.

Mitos sobre la toma de antibióticos:

  1. Sirven para curar cualquier enfermedad.

Los antibióticos sirven para tratar infecciones de origen bacteriano. No curan infecciones de otro origen, por ejemplo, virales como los refriados u otro tipo de enfermedades como dolores musculares.

  • No tiene efectos secundarios:

Los antibióticos como cualquier otro medicamento pueden presentar efectos secundarios. En algunos casos estos efectos pasan desapercibidos, en otros se pueden por ejemplo presentar diarrea, náuseas, reacciones alérgicas, entre los más comunes.

  • El antibiótico que elimina más bacterias es el mejor.

Nuestro cuerpo tiene un gran número de bacterias beneficiosas para el organismo. Los antibióticos podrían no solamente eliminar la que nos está ocasionando la enfermedad, sino también las bacterias “buenas” que nuestro cuerpo requiere. Además, se necesita realizar un estudio para saber qué tipo de antibiótico es efectivo contra la bacteria que queremos eliminar.

  • Se puede usar los que sobraron de ocasiones anteriores.

No los podemos utilizar ya que el médico debe de decidir el tipo de antibiótico, la dosis y la duración del tratamiento según el caso de cada paciente. Inclusive una misma persona podría requerir otro tipo de antibiótico diferente al que ya le fue prescrito alguna vez.

  • La resistencia a los antibióticos ocurre cuando el cuerpo se vuelve resistente a los antibióticos.

Ni los humanos ni los animales nos volvemos resistentes a los antibióticos. Son las bacterias, por lo tanto, su reproducción en el cuerpo causa infecciones más difíciles de tratar.

  • Los antibióticos caros son los mejores.

Los antibióticos tradicionales continúan teniendo mucha utilidad para combatir infecciones, el precio no es un factor importante a la hora de que se elija un antibiótico ya que depende más de cual sea la bacteria que se requiere combatir.

  • La resistencia a los antibióticos es solo un problema para las personas que toman antibióticos

Falso: de hecho, cualquier persona, de cualquier edad, en cualquier país puede contraer una infección resistente a los antibióticos.

Manejo correcto de los antibióticos:

  • Los antibióticos solo deben tomarse cuando los recete un profesional de la salud debidamente autorizado, por ejemplo: los médicos y los odontólogos.
  • Para adquirir un antibiótico es necesaria la receta médica.
  • El tratamiento recetado debe respetarse exactamente de acuerdo con las indicaciones. No podemos suspenderlo en caso de sentirnos mejor, y si presentamos algún efecto secundario que nos impida continuarlo, nuestro médico debe de realizar el cambio del antibiótico correspondiente.
  • No se deben de compartir antibióticos ni recomendarlos a nuestros familiares y amigos, podríamos estar perjudicando su salud gravemente sin intención.
  • Nunca debemos usar los antibióticos que sobren, no solo debido a que es necesario que el medico valore cada caso individualmente, si no también porque los antibióticos podrían dañarse o no funcionar después de cierto tiempo y no solo no causar el efecto deseado si no que podrían dañar nuestra salud.

¿Sabías que si tomas anticonceptivos junto con antibióticos puede disminuir su efectividad?

Al combinar la toma de un anticonceptivo con otros medicamentos puede producirse una interacción entre ambos que puede llegar a disminuir la absorción del mismo, aumentando las posibilidades de un embarazo.

De acuerdo con la evidencia científica, los antibióticos se pueden dividir en 3 categorías de acuerdo a su relación con la disminución de las concentraciones de los anticonceptivos. Siendo la Categoría A, la que más ha demostrado la mayor interacción; en orden decreciente.

CategoríaAntibiótico
Categoría ARifampicina.
Categoría BAmpicilina, Amoxicilina, Metronidazol, Penicilina y Tetraciclina.
Categoría CCefalexina, Clindamicina, Eritromicina, Griseofulvina, Isoniazida, Trimetoprima y las Quinolonas.

A pesar de que no todos los antibióticos influyen en el efecto anticonceptivo, muchos especialistas se acogen al “más vale prevenir que curar” y, por ello, recomiendan utilizar un anticonceptivo adicional de barrera (como el preservativo) en los casos en que se combine la administración de cualquier tipo de antibiótico con un anticonceptivo hormonal.

Se aconseja seguir estas indicaciones no solo durante el tratamiento con el antibiótico sino también en los 7 días posteriores a la finalización de este, es decir, 7 días tras la retirada del fármaco antibiótico. Lo que no se debe hacer es abandonar la ingesta de la píldora anticonceptiva para no alterar la pauta hormonal.

Si la mujer debe llevar el tratamiento con antibióticos durante un periodo de larga duración, se deberá prescribir un método anticonceptivo alternativo para evitar con seguridad el embarazo no deseado.

No olvide consulte a su Médico o Farmacéutico en caso de cualquier duda.

×